Quienes somos

Sobre Cursos Emmaus en España

El objetivo de Cursos Emmaus es facilitar la lectura y el estudio de la Palabra de Dios. Creemos que la Palabra de Dios, cuando se entiende correctamente, libera a las personas de la esclavitud del pecado.

A medida que alguien se involucra en el estudio bíblico personal, no solo madura en su comprensión de lo que Dios quiere comunicar al hombre, sino que también crece en su relación personal con Dios, lo que le lleva a experimentar el amor, la alegría y la paz de esa relación.

Enseñamos la Biblia

Enseñamos la Biblia utilizando un programa de estudio de 60 cursos. Entre los cursos que estudian libros de la Biblia y los cursos de doctrina bíblica se obtiene una visión general de la enseñanza de la Biblia.

Corregimos cursos

Cada curso tiene un examen tipo test después de cada lección. Una vez que los has completado todos, nos envías esos exámenes por correo. Uno de nuestros correctores corrigirá, calificará y responderá bíblicamente a tus preguntas. Finalmente, este examen corregido te será devuelto junto con el siguiente curso.

Imprimimos cursos

Imprimimos todos nuestros cursos en casa para que los gastos sean mínimos. Esto nos permite darte los cursos de forma gratuita. Desarrollamos, traducimos, escribimos y distribuimos los cursos para ayudarte a comprender la Palabra de Dios.

Algunos detalles interesantes

300

Cursos por mes

4

Número de delegaciones

60

Años de ministerio

400

Estudiantes por año

Nuestra historia

Los Cursos Emmaus fueron traídos a España en los años 60. Nuestro equipo actual, que ha estado sirviendo durante los últimos veinte años, ha buscado expandir el ministerio aumentando el número de cursos disponibles para estudiar e involucrando a más personas en el proceso de calificación. ¡Nuestro equipo de voluntarios está listo para servirte!

Nuestro equipo

G. Vargas

Director en España

Nací en una familia de inmigrantes y crecí en un barrio marginal. Tuve la oportunidad de ir a la universidad, donde estudié Ingeniería Mecánica; también jugué en el equipo de baloncesto de la universidad. Jugué al baloncesto con entusiasmo ¡y perdí mis dos dientes delanteros tratando de robar la pelota! Sin embargo, el punto más brillante de mi carrrera universitaria fue conocer a Jesucristo como mi Salvador personal. Soy un verdadero cristiano, un verdadero seguidor de Cristo, desde hace más de 35 años. He tenido el privilegio de dirigir Cursos Emmaus durante más de 20 años.

J. Gutíerrez

Dirección oficina central

Conocí a Jesucristo hace más de 20 años y ha sido lo mejor que me ha pasado en la vida. Dios ha conseguido traer orden a mi vida después de haber pasado varios años de mi juventud en el mundo de las drogas. Gracias al milagro que Dios ha hecho en mi vida, me ha dado una gran estabilidad y una visión de ayudar a otras personas. Hace más de 15 años que conozco y trabajo con los cursos y hace 20 años que visito la prisión de Salamanca. Desde entonces tengo un trabajo y una familia maravillosa, que sin Dios hubiera sido imposible tenerla.

F. Perea

Dirección oficina sur

Desde niño crecí en un ambiente religioso y pensaba que lo que sabía de Jesús era todo lo que podía saber. Pero en el año 1998, leyendo la Biblia, acepté a Jesús como mi Salvador personal. Fue un momento inolvidable y un cambio radical. Por aquel entonces era militar. Decidí salir del ejército y prepararme para trabajar ayudando a personas con problemas de drogadicción y delincuencia. Dios me ayudó a conseguirlo. Años más tarde, también entré a formar parte del equipo de Cursos Emmaus. Tanto en mi trabajo como a través de los cursos, el Señor me ha dado el privilegio de poder conocer y predicar el Evangelio a muchas personas.

T. Urraca

Dirección oficina norte

Hasta el día que tuve un encuentro con Cristo, mi vida se caracterizaba por gran dureza de corazón, insatisfacción y lucha por sobrevivir que muchas veces se teñía de frustración. Aunque tenía una conciencia de Dios, estaba entrapada en las supersticiones de una religión que pedía que ganara mi relación con Él. Un día entendí por la Palabra de Dios que Dios mismo en su amor había provisto el camino para esta relación con Él por medio de la muerte de su Hijo “...no por obras, para que nadie se gloríe” (Efesios 2:9). Acepté por gracia esta gran salvación que ofrecía. Desde entonces, mi vida no ha sido sin dificultades, pero puedo decir que no paro de disfrutar de su amor, su paz y su gozo. Ahora, con gratitud, vivo para amar y servir a Aquel que entregó su vida por mí. “Al único y sabio Dios, sea gloria mediante Jesucristo para siempre” (Romanos 16:27).

Más información sobre nuestros cursos Bíblicos

en
es